6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

Aproximadamente la mitad de la población adulta mundial ha tenido problemas con juanetes, especialmente las mujeres. Pueden heredarse o aparecer debido al uso de zapatos inadecuados. No solo son dolorosos e incómodos, sino que también afectan la calidad de vida de la persona. Y aunque no siempre podemos evitarlos, al menos podemos aprender cómo corregirlos.

1. Quítate los zapatos y camina descalzo

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

Intenta caminar descalzo cada vez que tengas la oportunidad. Esto ayudará a fortalecer los músculos del pie y a devolver el hueso problemático al lugar adecuado. También podrás descansar de los zapatos incómodos.

Si caminar descalzo te causa dolor, debes hacerlo sobre una alfombra gruesa. De lo contrario, esta caminata podría provocarte más molestias.

2. Los pimientos rojos ayudan a reducir la inflamación

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

Los pimientos rojos tienen un efecto antiinflamatorio y también calientan la zona del juanete, lo que mejora el flujo sanguíneo. Para usar este producto como tratamiento, debes picarlo y elegir la forma que más se ajuste a tus gustos:

  • Exprime el zumo de los pimientos y aplícalo sobre el juanete. Luego pon un poco de vaselina sobre la zona y envuélvela con un paño. Deja actuar por 15 minutos.
  • Mezcla los pimientos con aceite de oliva en una proporción de 1:2 y aplica esa pasta al juanete. Masajea suavemente la zona afectada durante 15 minutos.

Si sientes una sensación de ardor muy fuerte, reduce la cantidad de pimientos y auméntalos gradualmente a las proporciones recomendadas.

3. Fortalece los músculos de tus pies

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

Los ejercicios no solo te ayudarán a fortalecer los músculos del pie, sino que también aliviarán el dolor causado por los juanetes. Debes tener cuidado al realizarlos, de lo contrario, podrías lastimarte.

  • Párate derecho y presiona los dedos de los pies hacia el piso durante 10 segundos, sin levantar el talón. Luego levántalo y mantente en esa postura durante 10 segundos. Repite el ejercicio hasta 5 veces.
  • Enrolla tus dedos alrededor de una toalla y jala hacia tu cuerpo. Luego relaja los pies. Repite esto de 5 a 10 veces.

4. Utiliza hielo para disminuir el dolor

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

El hielo puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor en el juanete. Todo lo que necesitas son algunos cubitos y un paño.

Envuelve el hielo con un paño y colócalo sobre el juanete. No presiones con demasiada fuerza y ​​sostenlo por un tiempo promedio entre 10 a 20 minutos. Puedes utilizar este método como tratamiento 1 o 2 veces al día.

5. El aceite de ricino encoge los juanetes

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

El aceite de ricino tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas. También ayuda a reducir la inflamación y el dolor, por lo que se utiliza frecuentemente para el tratamiento de juanetes.

Toma de 50 a 100 ml de aceite de ricino y caliéntalo un poco en una sartén. Sumerge un trozo de tela en el aceite tibio y colócalo sobre el juanete. Envuelve tu pie con una venda o una toalla seca para mantenerlo caliente. Deja actuar por 20 minutos y repite este tratamiento 1 o 2 veces al día.

6. Los correctores de juanete mantienen los dedos de los pies en una posición natural

6 Maneras sencillas de reducir tus juanetes sin cirugía

Los correctores son una buena manera de tratar los juanetes. En primer lugar, ayudan a aliviar la inconveniencia de usar zapatos, ya que evitan el roce y cambian la posición del pie. En segundo lugar, fijan el pulgar en una posición natural, lo que ayudará a que el hueso vuelva a su lugar. Hoy en día, la variedad de correctores disponible en el mercado es muy amplia, por lo que puedes elegir fácilmente el que más te convenga. Puedes encontrar más información sobre el tratamiento de los juanetes aquí.

Para tener en cuenta: es mejor consultar a un médico antes de probar alguno de estos tratamientos.

¿Alguna vez has tenido un juanete? ¿Conoces alguna otra forma de reducirlo? Nos gustaría leer tus consejos en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *